Para mí, no pudo haber tenido otro mejor nombre este hermoso lugar. Si me imagino un paraíso, me imagino la Reserva Biosfera “El Cielo”. La entrada más común por los visitantes a la reserva es por el Municipio de Gómez Farías, ubicado al sur de Tamaulipas, México. Que se encuentra a una hora en auto de Ciudad Mante.

Cada quien a su estilo…

Aunque es posible contratar el servicio de transporte en vehículos todo terreno ahí mismo, prefiero seguir visitándolo como el primer día, a pie. No quiero decir que sea lo mejor ni lo más conveniente para todos, pero para mí lo es hasta ahora. Subir en campero, cuatrimoto o en bestia también han sido experiencias muy divertidas.

Reserva el Cielo

Admirable encontrar árboles que pueden superar los 16 metros de altura. 2015

Me encuentro encariñado y maravillado con este lugar, gran parte será porque lo visito desde que tenía 3 años de edad y ahora después de 20 años, sigo disfrutando de él con todo y sus cambios.

Aquí se vive tranquilo, despacio y con muchas ganas de salir adelante sin depender del Internet, señal móvil o cableado eléctrico y aunque en la actualidad su mayor fuente de ingreso económico es gracias al turismo, las familias continúan trabajando la tierra y van al corte de palmilla, entre otros trabajos.

Para los que se pregunten de que va el corte de palmilla, trata precisamente del corte de una planta que solo se da en los puntos más altos de la reserva en las entrañas del bosque, utilizada para la elaboración de arreglos florales. Con la herramienta machete, extraen de manera legal esta planta para después recolectarla por montones y cargarla en un canasto con su espalda más de 7 kilómetros hasta su hogar y que muchas veces deben de pasar varias noches en el lugar hasta tener una cantidad conveniente. Eso sí, deben de estar al pendiente mientras trabajan porque es una zona muy habitada por víboras altamente venenosas y otros animales como el oso negro. Sin duda un trabajo admirable y que invita a reflexionar.

Reserva El Cielo

Piedra en forma de Elefante. 2015

Verde, fresco y café puro, es como definiría en tan solo cuatro palabras a este lugar. Caminar por sus senderos es una conexión espiritual que te hace disfrutar paso por paso el presente, olvidando las preocupaciones y que te deja el deseo de volver a regresar. La comida preparada por los lugareños no la cambiaría por ninguna otra, sin mencionar la amabilidad de su gente que siempre me ha brindado la mano cuando la he necesitado.

Reserva El Cielo

Mirar hacia arriba de noche y ver la enorme cantidad de estrellas que son visibles es alucinante. Observar hacia afuera desde la tienda de campaña en medio del valle a las luciérnagas es un espectáculo mágico de lo más hermoso que mis ojos han presenciado, es como un baile entre miles de luces verdes flotando al ritmo del sonido de la naturaleza dentro de una profunda oscuridad.

No importa donde me encuentre, al recordar puedo escuchar el ruido de las hojas al pasar sobre ellas, respirar el aire puro, sentir el aire fresco sobre mi cara y la humedad de su tierra en mi cuerpo.

Solitariamente o acompañado he recorrido caminando con mi mochila a espaldas los puntos más turísticos de la reserva y algunos no tan conocidos, y aunque cada uno tiene su encanto, yo tengo mi preferido para acampar y refrescarme llamado viveros.

Con un poco de suerte…

Podrás experimentar ver pasar las nubes a unos cuantos metros de ti o hasta tocarlas dejándote su rocío apenas comenzando a subir, sin tener que esperar a llegar al punto turístico más alto del recorrido que ronda los 2100 msnm.

Reserva El Cielo

No podía terminar esto sin poner una fotografía donde salgo al lado del personaje más popular de todo el cielo por su gran carisma. A mi buen amigo Elpidio y del otro extremo su sobrino Miguel.

En casa de mi amigo Elpidio. 2016

Si un día visitan este lugar, háganlo por 3 o 4 días para que puedan disfrutarlo y conocerlo sin prisa, cuidado si se quedan más de una semana ya que corre el riesgo de no quererse ir. No olviden probar el licor de zarzamora y las mermeladas de frutas deliciosas que ahí mismo crecen, después me lo agradecerán.

Las mejores fechas para ir son entre los meses Mayo y Agosto que es temporada de lluvias para apreciar las cascadas y disfrutar de un buen baño en los arroyos y pozas formadas naturalmente con los años, si eres friolento esto no es para ti. Además, al ir subiendo encontrarás 3 tipos de vegetación (bosque tropical, mesófilo y de pino). ¿Mencione que es tierra de oso y jaguar?, descuida jamás me los he topado pero si escuchado. Al parecer, le temen al hombre y a su deseo de acabar con todo que prefieren no acercarse pero son hermosos animales, sobretodo si los ves de lejos y sin hambre, solo juego. 🙂

Reserva El Cielo

Aniversario del santo San José, en una fiesta con nuevos amigos. 2017

Aquí es el punto más turístico de la reserva llamado San José, donde cada año los habitantes hacen una gran fiesta con cena y música en vivo para todos los visitantes que vienen el 19 de marzo desde Gómez Farías, de otros estados y hasta de otros países. Realizan diferentes actividades como danza y actividades recreativas con premios para los ganadores, pero lo mejor es el baile que empieza al atardecer y termina hasta la madrugada.

Si te gustó el contenido déjame un comentario, leerlos me motivan a escribir sobre más lugares.